Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

La Sentencia de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional n.º 82/2019, de fecha 20/06/2019, considera válido el descuento en las nóminas de aquellos trabajadores que se retrasen en los fichajes de entrada, y ello basándose en la premisa de las obligaciones reciprocas del contrato de trabajo: por un lado, la relativa a la realización del trabajo y por otro, la remuneración respecto a esa misma prestación.

 

No obstante, vamos a centrar la cuestión en este supuesto concreto. La Sentencia de la Audiencia Nacional se pronuncia sobre la práctica habitual llevada a cabo por una empresa de C…. C…., la cual se basa en el descuento, respecto de la nómina mensual de los trabajadores, de la parte de salario referida al tiempo de retraso, en la hora de entrada, a los correspondientes puestos de trabajo. Frente a la mencionada práctica un Sindicato interpone la correspondiente demanda, y solicita que dicha actuación sea considerada contraria a derecho, ya que a los trabajadores se les está imponiendo, no solo una multa de haber sino también una doble sanción, al tratarse tanto de una penalización en la retribución como de una sanción disciplinaria.

 

La sala de la AN termina fallando a favor de la empresa, y para ello se basa en los siguientes argumentos:

  • El trabajador y el empresario, al contraer obligaciones recíprocas, están sometidos a una serie de obligaciones: el empleador está obligado a abonar al trabajador los salarios devengados en aquellos casos en que la prestación de servicios no se haya podido llevar a cabo por causa imputable al empleador, y, por otro lado, el empleador no tiene que retribuir la falta de prestación de servicios cuando la misma sea imputable al trabajador.

  • Al no existir realización de trabajo por parte de los trabajadores en el lapso de tiempo en el que se retrasan, la empresa no tiene obligación de prestar remuneración al respecto. Ello se debe a que la relación de trabajo es una relación de carácter sinalagmático, por lo que si una de las partes no cumple con su obligación, la otra tampoco debe hacerlo.

  • Consiguientemente, la práctica llevada a cabo por la empresa no puede ser considerada una multa de haber, al no haber una prestación de servicios por parte del trabajador.

 

Por lo tanto, tal como falla la Audiencia Nacional, esta práctica empresarial no sería considerada contraria a derecho ni tampoco implicar la imposición de una doble sanción al trabajador, ya que, por un lado, la detracción de salarios obedece al desarrollo de las obligaciones recíprocas surgidas del contrato laboral, y por otro, las sanciones por los retrasos en la incorporación al puesto de trabajo forman parte del legítimo ejercicio que el empleador tiene a la hora de aplicar la potestad disciplinaria.

 

Powered by JoomAvatar.com 2013 - All Rights Reserved.

Background Image

Header Color

:

Content Color

: