Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Novedades. 

El pasado 12 de marzo, se publicó en el B.O.E. la modificación del artículo 34 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, al que se añade el apartado 9, en el que se estable la obligación por parte de las empresas del registro diario de la jornada, que deberá incluir el horario de inicio y finalización de la misma. 

La medida no es nueva. Por un lado, ya existía la obligación de registrar las horas extraordinarias, que  se establecía en el apartado 5 del artículo 35 del Estatuto de los Trabajadores. 

Por otro, debemos recordar que, la obligatoriedad del control horario ya estaba vigente para los contratos a tiempo parcial, regulada en el artículo 12.4.c) del Estatuto, Se trataba de combatir el fraude en este tipo de contratación, evitando que declaren, paguen y coticen menos horas de la realizadas, presumiendo que los contratos son a jornada completa, cuando la empresa no ha llevado a cabo dicho  registro. Ahora el control horario de los trabajadores se hace extensivo a todas las modalidades contractuales.

Cuándo empieza a aplicarse.

Según el BOE, será de aplicación a los dos meses de su publicación, por lo que habiéndose publicado el  12 de marzo, el nuevo estatuto comienza a tener vigencia el 12 de mayo de 2019.

Cómo se concretan las nuevas obligaciones. 

En cuanto al sistema a utilizar, la nueva redacción del artículo 34.9 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores permite, en un primer momento que sea la negociación empresa-trabajadores la que establezca el sistema, y en su defecto, será el empresario el que lo establezca, aunque consultando a los representantes legales de los trabajadores.

Igual que ocurría con los  contratos a tiempo parcial, la norma es bastante abierta, lo que da un abanico importante de posibilidades. Lo importante no es el sistema elegido, sino que efectivamente se  pueda probar que se está llevando a cabo el control horario y que queda registrada la hora de inicio y finalización de la jornada laboral de todos los trabajadores de la empresa. 

Como se ha indicado, la norma no exige que la recogida de información sea en ningún formato específico. Por lo que serán válidos, desde los sistemas puramente manuales como las hojas de firmas, a los tecnológicos, ya sean sistemas que emplean tarjetas u otros soportes que se acercan al detector para registrar su entrada y salida, sistemas de control de accesos biométricos, siendo el de la huella dactilar el más corriente, o sistemas mediante aplicaciones móviles y tablets. En definitiva será válido cualquier otro método que permita cumplir con la normativa objeto de este artículo.

 Sanciones. 

 Los datos registrados se deben guardar durante 4 años, y estar a disposición de los trabajadores, sus representantes, y especialmente de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, que podrá sancionar a la empresa, tanto por ausencia de sistemas de control, como por la falta de comunicación de la realización de horas extras o por el enmascaramiento de las horas extra bajo otros pluses salariales o extrasalariales. 

Las infracciones leves, van de 60,00 a 625,00 euros, por incumplimientos relacionados  con los deberes de información, las infracciones graves, van de 625,00 a 6.250,00 euros, por no computar, pagar o no cotizar las horas extras realizadas, y las infracciones muy graves van de 6.250,00 a 187.515,00 euros, por abusos en la  realización, pago y cotización de horas extras.

Powered by JoomAvatar.com 2013 - All Rights Reserved.

Background Image

Header Color

:

Content Color

: